En el fascinante reino del marketing presencial en televisores, la cartelería digital puede ser un aliado poderoso o un dolor de cabeza dependiendo de cómo se maneje. En este blog, exploraremos la dualidad entre contenido bien hecho y mal hecho, resaltando las características que hacen brillar a una pantalla y aquellas que podrían dejar una impresión negativa en clientes y trabajadores.

Contenido Bien Hecho:

  • Transiciones Suaves: El contenido bien hecho se despliega con transiciones fluidas entre imágenes y videos, evitando interrupciones bruscas que puedan desconcertar a la audiencia.

  • Información Constante: Incluir división de pantalla con información relevante, como la hora, el clima o detalles específicos del negocio, proporciona a los espectadores una experiencia completa y actualizada.

  • Llamadas a la Acción Claras: Un contenido efectivo invita a la acción. Ya sea visitar redes sociales, realizar una compra o escanear un código QR, el llamado a la acción es claro y motivador.

  • Contenido Actualizado: Mantener el contenido fresco es clave. Las ofertas, promociones y eventos deben reflejar la actualidad para captar la atención de la audiencia.

Contenido Mal Hecho:

  • Ruidos Molestos: Un contenido mal hecho puede incluir sonidos molestos que pueden irritar a los trabajadores que están expuestos a la secuencia durante todo el día.

  • Disparidad Visual: Gráficas con diseños distintos pueden crear una experiencia visual caótica y poco profesional. La consistencia en la presentación es esencial para una percepción positiva.

  • Duración Inapropiada: Contenidos que duran demasiado o muy poco pueden ser problemáticos. Ver la misma publicidad una y otra vez puede ser abrumador, mientras que un contenido fugaz puede no transmitir el mensaje de manera efectiva.

  • Descoordinación entre elementos: Diferencias notables entre un video y otro pueden dar la sensación de falta de coherencia y planificación, afectando la calidad general de la presentación.

Cómo Lograr un Contenido Sobresaliente:

Planificación Estratégica: Antes de desplegar contenido, planifica cuidadosamente para garantizar coherencia y relevancia.

Diseño Uniforme: Mantén un diseño gráfico uniforme para crear una experiencia visual agradable y profesional.

Monitoreo Continuo: Observa métricas y recopila comentarios para ajustar y mejorar constantemente tu contenido.

Inclusión de Elementos Interactivos: Explora la posibilidad de incluir elementos interactivos como códigos QR para fomentar la participación del espectador.

Conclusión: La Importancia del Detalle:

En el mundo de la cartelería digital, la diferencia entre el contenido bien hecho y mal hecho radica en los detalles. Un contenido bien planificado y ejecutado puede atraer, informar y motivar a la audiencia, mientras que un contenido descuidado puede generar desinterés y frustración. Aprovecha al máximo esta herramienta de marketing visual asegurándose de que tu contenido refleje la calidad y profesionalismo que buscas proyectar. ¡La diferencia está en los detalles!

Published On: Febrero 1, 2024 /

Suscríbete para obtener más noticias cómo esta.

Nos encantaría enviarte consejos y noticias de actualidad.

    Ingresa tu correo y te contáctaremos a la brevedad

    Add notice about your Privacy Policy here.